By Marcelo Dascal (ed)

L. a. pragmática es una disciplina nueva y floreciente. Se multiplican sus revistas, foros de discusión y no parece descabellado imaginar que pronto habrá departamentos universitarios y centros de investigación con ese nombre.

Como toda disciplina nueva, una parte de su energía está dedicada a afirmar su autonomía y a precisar l. a. propia metodología. En este volumen el lector podrá apreciar los esfuerzos de orientación analítica empeñados en clarificar los problemas filosóficos de fundamentación y también aquellos otros que l. a. remiten a consideraciones éticas o trascendentales.

Este volumen dedicado a l. a. «Filosofía del lenguaje II. Pragmática» hay que leerlo como los angeles parte complementaria del ya editado «Filosofía del lenguaje I. Semántica». Ambas partes, semántica y pragmática, constituyen una rigurosa y completa introducción a los angeles filosofía del lenguaje, con eminentes cultivadores en el ámbito iberoamericano.

Marcelo Dascal, editor del volumen, abre el estudio con un trabajo en el que al tiempo que defiende los angeles complementaridad entre semántica y pragmática, trata de justificar l. a. autonomía teórica de los angeles segunda. Eduardo Rabossi expone l. a. teoría de los «actos de habla», en Austin y Searle en un discurso unique, con principles sugestivas en torno al concepto de los angeles «realizatividad». A. García Suárez desmenuza nociones esenciales para el lenguaje como son las de «convención» y «regla» cuya complejidad deja en entredicho las posiciones simplistas a las que él se refiere.

Eduardo Bustos Guadaño se faja con el escurridizo fenómeno de los angeles metáfora, un asunto capital para las ciencias cognitivas y para los angeles filosofía del lenguaje. Especialmente perspicaz es al señalar las diferencias entre un tratamiento semántico y otro pragmático de los angeles metáfora. De l. a. «teoría de l. a. pertinencia» da cuenta Begoña Vicente Cruz que hace ver sus implicaciones en los angeles «lógica de los angeles conversación». A Apel y Habermas les ha interesado de l. a. pragmática sus implicaciones cognitivas y éticas, dando lugar a una pragmática «trascendental» y «universal», respectivamente. De ellos se ocupan Adela Cortina y Jesús Conill. Sánchez Durá y Sanfélix Vidarte tratan el asunto de los angeles imaginaria interpretación radical y de l. a. genuine interpretación transcultural. C. Lafont y L. Peña se refieren al relativismo lingüístico de l. a. hermenéutica alemana, en tanto que A. Tomasini trata de mostrar que se puede hacer pragmática sin necesidad de una teoría pragmática.

Show description

Read or Download Filosofía del lenguaje II. Prágmática PDF

Similar no-ficcion books

Liberalismo politico

John Rawls pregunta cómo una sociedad estable puede vivir en armonía cuando está profundamente dividida por doctrinas filosóficas incompatibles.

Investigación para jóvenes

Booklet by means of Tamayo Y Tamayo, Mario

Additional resources for Filosofía del lenguaje II. Prágmática

Example text

Caso 16 Esta máxima, así como las • otras tres que completan e! sistema de máximas conversacionales de Gricel7 derivan todas de la idea de que la conversación es un proceso cooperativo, lo cual impone ciertas exigencias de racionalidad (instru­ mental) a toda contribución a una conversación. Dicho de otro modo: toda conversación se basa en la presunción de que los participantes obedecen un Principio de Cooperación (PC) «

A. ) (1962), Toward a General Theory of Action, Harper & Row, New York. Pereira, F. C. N. y B. J. Grosz (1994),Natural Language Processing (volumen especial deArtificial Intelligence), MIT Press, Cambridge MA. Rolf, E. (1989), «How ro generate Grice's theory of conversation»: Manuscri­ to (Campinas) 12/1, pp. 55-69. Sayward, C. (1974), «The received distinction between pragmatics, seman­ tics, and syntax»: Foundations ofLanguage 11, pp. 97-104. Schiffer, S. (21988), Meaning, Clarendon Press, Oxford.

Dicho de otro modo: la acción comunicativa se caracteriza por un tipo especial de causalidad27 Así, si tengo la intención de hacerte pensar en Hamlet • y lo hago poniéndome a recitar versos de esa obra en la sala de baños, y si efectivamente eso te lleva a pensar en Hamlet, perosin darte cuen­ ta de que lo hice con esa intención (por ejemplo, porque supones que estoy simplemente preparándome para el espectáculo de esta noche), no ha habido propiamente comunicación entre nosotros. El marco en el que se inserta esta concepción de la comunicación es el de una teoría de la acción francamente mentalista, que emplea sin inhibición conceptos como los de actitud proposicional, representa­ ción e intención28 La idea que comparten muchas de las teorías men­ • talistas de la acción es que lo que distingue una acción de una simple ocurrencia es la presencia necesaria, en la primera, de una intención, que es, además, su causa29• Desde el punto de vista ontológico, esas 26.

Download PDF sample

Rated 4.58 of 5 – based on 30 votes