By Derrida Jacques

Este texto, compilado por Puget y Käes, cuya primera edición es de julio de 1988, fue redactado simultáneamente a l. a. sucesión de hechos de violencia acaecidos en el periodo de l. a. represión ejercida por las dictaduras militares en el Río de los angeles Plata. Fue luego editado en Italia, y ahora es el momento de una nueva edición, porque quedo en los angeles memoria de muchos (...) Para muchos es un clásico; es un texto que habla de una época, que intenta dar forma a lo que fue el terror ejercido por el Estado. Habla de algo del orden de lo inasible, capaz de ser pensado desde diferentes ángulos, dependiendo del momento que se vive. Desde esta óptica, el tema es inagotable. Violencia de Estado y psicoanálisis cuestiona los angeles teoría, l. a. práctica y l. a. ética del psicoanálisis en un régimen de terrorismo de Estado, y lo hace interrogando descarnadamente desde los fundamentos mismos de l. a. disciplina: ¿cuáles son las condiciones sociales, culturales y políticas y cuáles los angeles consecuencias de los angeles irrupción de los angeles violencia de Estado en l. a. historia del Sujeto? ¿En que difiere el traumatismo así creado de aquel que enfrenta l. a. práctica cotidiana del psicoanálisis? Este libro, vertebrado a partir de l. a. situación argentina acontecida entre 1976 y 1983, reúne el testimonio y l. a. reflexión de un singular grupo de notables psicoanalistas que padecieron, tanto en sus existencias como en su ejercicio profesional, l. a. violencia que infligía l. a. dictadura militar.

Show description

Read Online or Download Estados del psicoanalisis PDF

Best no-ficcion books

Liberalismo politico

John Rawls pregunta cómo una sociedad estable puede vivir en armonía cuando está profundamente dividida por doctrinas filosóficas incompatibles.

Investigación para jóvenes

Ebook by means of Tamayo Y Tamayo, Mario

Extra resources for Estados del psicoanalisis

Example text

En primer lugar porque sabe que no hay vida sin la concurrencia de estas dos fuerzas pulsionales antagónicas. Se trate de la pulsión de crueldad o de la de soberanía, el saber psicoanalítico en tanto tal no tiene ningún medio ni ningún derecho de condenarlas. Está respecto de esto, y debe seguir estando en tanto saber, en la neutralidad de lo indecidible. De donde surge lo que yo llamo los “estados de ánimo” del psicoanálisis. Para pasar a la decisión, hace falta un salto que logre una expulsión fuera del saber psicoanalítico en tanto tal.

Podríamos sacar una malvada consecuencia, entre tantas otras, y que toca a la maldad misma, a la maldad insignificante del mal, al azar imprevisto, en el amor o en el odio: si un perdón puede ser pedido, si se le cree incluso al buen sentido, por el mal infligido, por la culpa, por el crimen, por la ofensa de la que el otro es, a mi entender, la víctima, ¿no puedo también ser perdonado por el mal que sufro? ” Padecer el mal, hacer el mal, desear el mal, deseárselo a alguien:* ya imagino los sufrimientos del traductor o de la traductora que quiera respetar cada una de estas tres palabras, desde padecer hasta hacer el mal, sin hablar de desear el mal a alguien.

Ningún “crimen sin una sospecha de crueldad”, de verdad? Otra vez la cuestión del “No matarás”. Pero ¿quién exactamente, justamente? Freud parecía admitir, como hemos visto, la necesidad de las guerras justas. Hoy me pregunto si la última palabra de esta presentación, a saber un “crimen”, que no iría nunca “sin alguna sospecha de crueldad”, puede todavía concordar con la primera palabra de una hipótesis inicial: el psicoanálisis sería, decía al comienzo, el único enfoque posible, y sin coartada, de todas las traducciones virtuales entre las crueldades del sufrir “por el placer”, del hacer sufrir o del dejar sufrir así, del hacerse sufrir o del dejarse sufrir, a sí mismo, uno a otro, unos a otros, etcétera, según todas las personas gramaticales y todos los modos verbales implícitos -activo, pasivo, voz media, transitivo, intransitivo, etcétera-.

Download PDF sample

Rated 4.32 of 5 – based on 6 votes