By Rafael Vizcarra; Raúl Medina

Show description

Read or Download Emociones y Vida social PDF

Similar no-ficcion books

Liberalismo politico

John Rawls pregunta cómo una sociedad estable puede vivir en armonía cuando está profundamente dividida por doctrinas filosóficas incompatibles.

Investigación para jóvenes

Booklet by way of Tamayo Y Tamayo, Mario

Additional info for Emociones y Vida social

Sample text

Cada sociedad comparte sus propios miedos y preocupaciones: Les critiques dùne approche stricte de la fear of crime reviennent en fair à dire que la relation entre menace, vulnèrabilité et impuissance d´une part, et crime d´autre part, ne peut se comprendre simplement en termes de relations de cause à effet. (Elchardus, 2003:9) El miedo al delito y los sentimientos de inseguridad han sido dos nociones empleadas para profundizar en el problema de la delincuencia, sin embargo no existe una única definición para entenderlas e investigarlas.

La gente falsa, la gente mocha me molesta tanto que prefiero retirarme o abstenerme, aunque ahora comienzo a soportar más otro tipo de vida, otro tipo de cosas, está bien y no pasa nada. La gente mala, traicionera (Andrea, 25 años, GM muy bajo). Es interesante observar que esta joven reacciona ante las personas que le producen molestia, a través del retiro o la abstención, expresando una forma de tolerancia que se confunde con indiferencia, tal y como puede deducirse de la expresión: “está bien y no pasa nada”.

Los dos jóvenes marginados (Irma y Rubén) que manifestaron situaciones de conflicto propias o ajenas en el ámbito laboral, manifestaron su inconformidad con cierta timidez: “medio enojada”, “medio indignada” o sin usar un adjetivo de cantidad “me hizo molestarme”, aunque utilizaron adjetivos muy negativos para definir a los jefes y patrones. Si bien no puedo ser concluyente en este punto, creo que esto es interesante porque podría indicar que en la experiencia de estos dos jóvenes, enojarse en el trabajo es una actividad evaluada negativamente y que no se puede manifestar abiertamente, tal y como sucedió con otros usos discursivos de minimización: a lo largo de las entrevistas los jóvenes entrevistados, por ejemplo, utilizaron los cuantificadores medio y poco para matizar o reducir la presencia de cualidades evaluadas negativamente o sujetas a controversia: “medio difícil”, “medio extraña”, “medio inmaduros”, “medio romanticona”, “medio egoísta”, “medios gachos”, “medio flojito”, “me fue medio mal”, “un poco confuso”, “poco arrepentido”.

Download PDF sample

Rated 4.66 of 5 – based on 48 votes